Lanzar un proyecto emprendedor es lo más parecido a tener un hijo y el nombre es una de las primeras decisiones trascendentales que te toca tomar.

Elegir el nombre de tu proyecto Online es un tema anecdótico en muchas ocasiones, pero otras implica de lleno al branding del negocio.

¿Marca personal o marca de empresa?

No te tortures más, en este post vas a descubrir las ventajas y los inconvenientes de cada una de las opciones. Al final podrás decidir cómo elegir el nombre de tu proyecto Online.

El nombre de un hijo o una hija suele ser un motivo delicado. Se suelen hacer listas y evaluar cada opción detenidamente. Hasta puede ser motivo de discusión. En mi caso decidí apostar por la creación de una marca: Vocación Sin Límites. Fácil de recordar, de pronunciar y de buscar en los buscadores de Internet.

Lo mismo ocurre con el proyecto, la de horas que se llegan a dedicar a este tema. Como defensor de la cita ‘mejor hecho que perfecto’ te animo que no te obsesiones, no puedes quedarte atascado en el nombre.

Tienes que racionalizar tu tiempo porque la lista de tareas es interminable y tu disponibilidad es demasiado limitada.

Ocurre que el torrente de ilusión de emprender hace que cada detalle parezca trascendente. Hay que avanzar.

En realidad la elección del nombre es como el símil del árbol que no te deja ver el bosque. Lo importante es la marca, después llega el nombre. Puedes no tener tu mejor día con la denominación, pero a menos que ésta no sea perjudicial no tiene mayores consecuencias.

Lo que no puedes es fallar con la marca porque es el primer pilar de la estrategia de tu proyecto.

¿Marca personal o nombre de empresa?, las dos opciones son buenas para elegir el nombre de tu proyecto Online y ambas tienen sus pros y sus contras.

Tienes que ser consciente de que la decisión viene condicionada por tu modelo de proyecto.

Vamos a repasar.

[thrive_leads id='150']

¿Por qué elegir el nombre de la Marca personal?

La marca personal es trasladar tu nombre a tu empresa y es ideal para promocionar tu figura. En mi caso mi web se llamaría josepayllon.com, así de fácil.

Esta opción es ideal para servicios unipersonales. Si lo que quieres es aprovechar la web para crear una consulta Online como central de reservas para tu consulta presencial es la adecuada.

Tu nombre personal es el modo más directo para que las personas interesadas en tus servicios encuentren tu web tecleando en Google.

Lo cierto es que tienes que tener muy claro que los servicios van a ser unipersonales. Si quieres expandirte y asociarte con otros profesionales no es la mejor elección.

Ponte en el lugar de tu paciente, te busca a ti y le atiende otro profesional. Esto puede generar desconfianza e insatisfacción, Por muy bueno que sea, por mucho que lo recomiendes, a ojos de tu paciente será un suplente.

Este caso podría ser válido si coges una gran reputación y quieres usar tu nombre como reclamo. De alguna forma, optas por el modelo franquicia y tu figura representa una metodología. En cualquier caso, su eficacia es dudosa.

Hay una alternativa eligiendo tu especialidad a modo de identidad. Por ejemplo, tienes el caso de mi Pediatra Online.  Que es la forma en la que se ha dado a conocer el pediatra Jesús Garrido.

Tomar como nombre la especialidad te ayudará a posicionarte en el mercado. Aprovechar la palabra clave en tu dirección web  te puede dar un empujón de visibilidad facilitando un mejor posicionamiento en Google.

De todas formas, no te hagas muchas ilusiones porque el buscador hace tiempo que dejó de darle una importancia sustancial a la palabra clave. Si te fijas por las búsquedas antes podías encontrar muchos más negocios del tipo cochesdeocasionmadrid.com.

Esta opción puede funcionar si eres pionero y abres mercado. De hecho, si trabajas bien te puede convertir en el referente del sector.

Así que, a Jesús Garrido le ha seguido otro compañero: Manuel Antonio Fernández en un nicho mucho más especializado, elneuropediatra.es

Para poder hacerlo tienes que llegar el primero al entorno digital o tener tanto prestigio que seas el referente indiscutible. Y obvio, necesitas que esté libre el dominio para adquirirlo y usarlo.

Pros de la marca personal: Te ayuda a promocionar tu nombre y a que te encuentren en las búsquedas directas en Google. Es la opción más conveniente para los servicios unipersonales.

Contras de la marca personal: Ata tu proyecto excesivamente a tu persona. Si quieres crecer a nivel empresarial y planeas no dar tú los servicios directamente tu nombre genera falsas expectativas que acaban en insatisfacción de los clientes.

¿Por qué llamar a tu proyecto Online con un nombre corporativo?

Si tú eres de los que piensan más a lo grande con un modelo en clave empresarial no querrás vincularte a un nombre personal que refleja un proyecto unipersonal. Quieres ampliar horizontes y sabes que tú no puedes ser un límite para la expansión.

Parece que la elección es clara, por ejemplo, si en vez de lanzar tu consulta de dentista lanzas una cadena de clínicas dentales. Es de imaginar que las clínicas Dentix tienen mejor imagen de lo que pudieran tener si se llamaran clínicas Ayllón, por ejemplo.

Además, con la búsqueda creativa del naming el propio nombre ayuda a forjar una identidad con algunos atributos. En estos momentos se me ocurre el nombre de Vueling, que hace un mestizaje con el inglés para darle un toque más cosmopolita. Además con el gerundio anglosajón recrea dinamismo,

El branding corporativo tiene ventajas indudables. Por un lado, muchos pacientes se sienten más seguros cuando perciben el respaldo de una empresa detrás del servicio.

Por supuesto, otras empresas también valorarán tu carácter empresarial para proveer servicios frente a un facultativo solo.

No todo  son ventajas, no te vayas a creer. Una empresa no puede competir con un emprendedor individual profesional.

La cercanía, la confianza, las confidencias son infinitamente mayores con tu médico personal y habitual que con un especialista que te toque de turno.

De hecho, es mucho más probable que el paciente sienta que te implicas mucho más con él que el profesional anónimo de una empresa.

Por eso, si tienes claro que vas a dar personalmente tus servicios excluyas categóricamente una imagen corporativa porque te desnaturaliza totalmente.

Y no te preocupes por una supuesta falta de imagen profesional, tu proyecto de marca personal también puede incorporar elementos de branding como logos, un diseño profesional, imagenes de calidad, etc.

Pros de la marca corporativa: La imagen corporativa  aporta más solidez y credibilidad a proyectos con un modelo empresarial que crece más allá de su fundador. Además, no te atará al proyecto con la falsa expectativa de que tú prestas el servicio en persona .

Contras de la marca corporativa: Una marca corporativa no es un capricho, está ligada a un modelo empresarial. En una actividad personal desnaturaliza la identidad perdiendo la conexión personal. Desaprovecharás el enfoque personal que hace sentirse a los pacientes mejor atendidos.

Hay una tercera vía a la marca personal y a la marca empresarial. Sí, una marca diseñada a partir de la propuesta de valor.

La tercera vía, llama a tu proyecto con la propuesta de valor

Este modelo ya lo hemos visto de alguna forma con los casos de los 2 pediatras digitales. Pero estas marcas son más descriptivas. Se puede ir un paso más allá y describir en el nombre los beneficios que recibirían los pacientes.

Eso va más allá del branding, ¡estás vendiendo desde el mismo nombre!

Este modelo es apto tanto para modelos empresariales como para los servicios individuales porque destaca su propuesta de valor, el sello que les diferencia y les hace únicos.

Esta alternativa es muy fácil, en lugar de hacer un laboratorio léxico, tratando de conseguir términos con sonoridad atractiva expresas directamente las virtudes.

En el marketing Online me sale el ejemplo de Más y Mejor,  la marca de Isabel Sánchez y Juanmi Olivares, especializados en productividad. Como ves, el nombre no puede ser más descriptivo de lo que puedes conseguir.

En el terreno del bienestar encontramos un buen ejemplo en corriendodesdezero,   del médico Rafael Hervás y la enfermera Lurdes Álvarez.

Con ese nombre no hay mucho que explicar, sus servicios promueven el running como actividad saludable entre personas que nunca han corrido.

Pros de la marca con propuesta de valor: Esta opción te permitirá indicar tu virtud esencial desde el mismo nombre proyectándose como escaparate.

Contras de la marca con propuesta de valor: Esta marca se puede adaptar más a los negocios empresariales. Con los servicios personales puede privarte de tu personalidad ofreciendo una identidad más impersonal cara a tus pacientes.

Últimas recomendaciones: Un dominio fácil de recordar

Una vez elegida la modalidad de tu marca toca ponerte a elegir el nombre. Trata de que se vincule a la identidad de la marca, un sonido fuerte para personalidades fuertes y viceversa con los sonidos suaves.

Si eliges el modelo de marca personal asegúrate de que tu nombre profesional está libre no vaya a ser que acabes promocionando a otro colega que incluso pueda ser competencia. Si tu nombre es muy común tendrás que darle una vuelta para que puedas ser identificado mejor.

Además, cuando lo elijas piensa en tus usuarios y plantea un nombre fácil de recordar y de escribir. Si tú les ayudas saldrás ganando porque ellos podrán encontrarte en las búsquedas directas que hagan en Google.

Por último, en el dominio es mejor que optes por un .com. A menos que tu negocio sea nacional, un dominio de país siempre va a estar más limitado que el internacional. Al fin y al cabo, Internet no conoce fronteras y puedes tener clientes de varios continentes.

Conclusión, elige el nombre en función de tu proyecto

El nombre no es tan importante, la marca sí lo es. El branding que elijas tiene que ir en consonancia con tu modelo de proyecto para que no existan contrariedades. Llamarte oftalmólogo doctor Ruiz y que nunca estés no tiene el menor sentido.

La marca corporativa es la apuesta adecuada si planeas escalar tu proyecto y dar un salto empresarial con servicios que no  puedas atender personalmente. En ese caso, los clientes agradecerán la credibilidad de una organización empresarial transmitida desde el branding.

Tu proyecto unipersonal siempre es una buena plataforma para promover tu marca personal. Tus pacientes siempre van a agradecer tu compromiso directo y la atención personalizada que prestas.

De hecho, tu relación con ellos será tu punto fuerte frente a las empresas, siempre más impersonales,

Si tu plan no va más allá de extender tu consulta privada al ámbito Online será una buena idea ofrecer tu nombre como tarjeta de presentación. Desde luego, lo último que tienes que hacer es aparecer como una empresa cuando no lo eres.

Y ya por último, si tienes un as en la manga puedes usar tu nombre como tu bandera exhibiendo tu fortaleza. Es la vía más directa para destacar y diferenciarte desde el principio.

¿Tienes dudas sobre tu nombre? Coméntalo, estaré encantado de darte mi opinión 😉