¿Eres profesional de la salud con actividad privada? ¿Te gustaría saber como vender tus servicios en Internet para atraer a los mejores clientes?

Una persona, su problema y tu solución.

Así de sencillo.

Este es el foco que tienes que poner si ya tienes clara la especialidad perfecta para ti en tu proyecto digital como profesional de la salud.

Un profesional que genera ventas de su servicio con una plataforma online siempre echa raíces en los problemas y deseos de un colectivo.

¿Eres Profesional de la Salud y ejerces por cuenta propia?

Cómo Atraer Pacientes o Clientes Premium a través de Internet sin Publicar en un Blog todas las Semanas ni estar Todo el día en las Redes Sociales

En este Seminario Online Gratuito aprenderás 3 Secretos:

  • check
    Cuál es la hoja de ruta exacta que debes recorrer para poder construir tu propia plataforma digital y atraer pacientes o clientes premium a través de Internet en piloto automático aunque creas que la tecnología no es lo tuyo.
  • check
    La única estrategia que tienes que saber para poder elevar el valor de tus servicios, cobrar mucho más por tu hora de trabajo y por fin disfrutar de más tiempo libre.
  • check
    Cómo reestructurar tu conocimiento para ser reconocido como un experto en tu especialidad de salud aunque seas incapaz de centrarte y no sepas ni por dónde empezar.

Cómo vender tu servicio profesional de salud por Internet

Querido amigo, esto no va sobre ti, tus servicios o tus sueños.

Es sobre los problemas, deseos y sueños de tus lectores.

Tu misión es ayudar a resolver problemas y satisfacer deseos.

Y para asegurarme de que no te equivocas desde el principio voy a hablarte de un tipo de persona,  de problemas y de soluciones.

Fíjate bien en el detalle, no he dicho "personas" he dicho "persona".

Una persona en concreto: tu cliente o paciente ideal.

No le hables en tu blog profesional a un grupo o a un segmento de gente.

Tu cliente ideal es una persona, tiene cara, tiene ojos, respira y tiene sentimientos.

Búscale foto y ponle un nombre.

El secreto es saber activar una conversación amena con tu cliente ideal. 

Utilizar un tono muy casual, como el que se utilizaría en una cafetería en la que estás tú con tu mejor amigo.

Tu amigo te plantea una duda y tú le respondes en vivo, sin pensártelo demasiado.

Tu propósito en Internet es posicionarte como un amigo experto para tu cliente ideal

Y de cara a las ventas futuras, ambas palabras son igual de importantes: "amigo" y "experto".

Vas a necesitar autoridad por un lado para vender, pero vas a necesitar también generar simpatía y confianza.

De ahí el hecho de que la palabra "amigo" es igual de importante que la palabra "experto".

¿Quieres vender a precios altos tus servicios de salud en internet? Aprende lo que no es un cliente ideal

Para dejar las cosas muy claras, voy a explicarte lo que no es tu cliente ideal.

Si piensas en un segmento de Marketing tradicional, tipo mujer embarazada de 35 a 45 años, casada y que vive en una gran ciudad, etc.

Siento decirte que estás muy equivocado.

De esta forma han comunicado las marcas que ves en televisión durante años, pero este mundo de la comunicación en masa ha muerto.

Este segmento no define ningún cliente ideal.

Hay miles de mujeres embarazadas de 35-45 años, casadas y que viven en una gran ciudad con preocupaciones y sueños muy distintos.

Tú debes conocer estas preocupaciones y estos sueños para tu cliente ideal.

¿Cuales son sus miedos? ¿Qué desea? ¿Qué le impide alcanzar sus sueños? ¿A qué dedica su tiempo libre? ¿Qué le emociona? ¿Cuales son sus series favoritas? ¿Cuál es su película de culto?

Si no tienes ni idea de estos datos, no sabes quién es tu cliente ideal.

Tu cliente ideal tiene pertenece a un colectivo con rasgos concretos, que lo define de forma muy clara.

Te voy a dar unos cuantos ejemplos: runner, mama que da lactancia, marido recién divorciado, cocinero amateur, médico especialista, farmacéutico, escalador, golfista, ciclista,  etc

Si no puedes nombrar un colectivo con claridad, no sabes a quién te diriges.

De esta forma, jamas llegarás a sus problemas.

Los problemas de tu cliente ideal

Cuando sabes a quién te diriges puedes identificar sus necesidades, sus problemas, sus frustraciones, sus deseos, sus sueños, puedes meterte en su corazón y en su mente.

Y esta etapa es fundamental, porque si no sabes cuáles son las necesidades de tus clientes, no tendrás poder de atracción hacia tu plataforma digital.

¿Por qué?

Porque no sabrás sobre qué escribir.

Perderás el tiempo escribiendo sobre todo y nada sin dar con el blanco.

Es decir, sin hablar de lo que más quiere tu cliente ideal.

Quédate con la idea de que quieres atraer a a tu plataforma digital profesional a un público muy concreto, saber muy bien qué quiere este público, y por qué lo quiere.

Ese "porqué" son sus sueños.

Conociendo los problemas y los sueños de tu lector ideal sabrás llegar al corazón y a la mente de tus lectores

Ya tienes una persona y conoces sus problemas.

Ahora puedes plantearte cómo llamar su atención.

Para ganarte su confianza tendrás que ayudarle

¿Cómo?

Resolviendo sus problemas con soluciones concretas.

Tú tienes la solución que tu cliente ideal anda buscando

Tienes un producto o servicio que le va a permitir avanzar en su propio camino vital y poder resolver así de una vez los problemas que está sufriendo.

¿Tu misión ahora?

Decidir a quién quieres atraer en Internet.

Sé concreto.

Es la única forma de conectar profundamente con tus clientes potenciales y crear un vínculo aún más fuerte que el de una marca tradicional

Ejemplo de cliente ideal

Jorge tiene 45 años vive en Gavá, es informático y trabaja en Barcelona. Es consultor senior en  una multinacional de consultoría de Software para empresas.

Está casado con Nuria, 4 años más joven que él.

Núria también trabaja a tiempo completo, en una tienda de ropa en un centro comercial de Castelldefels. Tienen  un par de hijos: Jan y Martina de 5 y 8 años. Los llevan a un colegio privado francés que hay en Gava que cuesta mucho dinero.

Entre la hipoteca y el cole de los niños se les va un dineral cada mes. Los dos tienen que trabajar un montón de horas para sacar adelante la economía de casa.

Jorge, trabaja de lunes a viernes de 8 a 18h y libra los fines de semana. La mayor parte de su trabajo es sentado delante de un ordenador y  una vez cada mes tiene que viajar por España a ver clientes.

A pesar de todo, tanto Nuria como él, tienen mucha vida social.

A Jorge no le desagrada su trabajo pero  tampoco le apasiona. A él lo que le gusta es pasarlo bien el fin de semana.

Quedan siempre con sus amigos, papás y mamás de otros niños del cole, gente del pueblo que conocen de toda la vida, etc. Normalmente quedan para comer o cenar. A veces de restaurante, otras en casa de ellos o de otros amigos.

Está preocupado por que desde que fue padre se ha engordado 15 kilos y ya no sabe qué hacer para perderlos.

Antes iba al gimnasio hasta 4  veces por semana y controlaba mucho más la comida. Ahora ya no tiene energía para nada de esto.

Con los niños se empezó a descontrolar.  Entre los fines de semana (vida social con los amigos, siempre comiendo) y los atracones en la nevera cuando llega de trabajar por las tardes.  Ya no sabe cómo controlar esta situación. La comida se ha convertido en una especie vía de escape. Es uno de los pocos placeres que le quedan y lo disfruta mucho.

Sin embargo, sus pantalones le aprietan la barriga y se siente super incomodo.

No se siente tan ágil como antes y ha empezado a tener dolor en las rodillas.

Sabe que tiene que hacer algo al respecto.

Precisamente, Nuria le regaló una pulsera fitbit para su cumpleaños que cuenta los pasos y las pulsaciones. Con el ánimo de que por lo menos se motivará un poco para correr.

Por eso, ha intentado ir a correr un par de veces por semana pero acabó dejándolo porque llega tan cansado al final del dia que no puede con su alma. Siente que no tiene tiempo para nada y que le falta fuerza de voluntad  para tener constancia.

Le encantaría volver a su peso ideal y sentirse tan ágil como antes sin renunciar a darse algún homenaje de vez en cuando.

¿Se ha entendido?

Ahora que ya conoces esta herramienta estratégica, ya puedes empezar a pensar a quién vas ayudar en tu versión digital como profesional sanitario.